El Cantar del Mio Cid

Estas últimas semanas en clase de Literatura hemos empezado a leer el Cantar del Mio Cid.

Para el primer día se nos pidió que leyéramos las veinte primeras páginas, de las cuales la única conclusión que saqué es que iba a ser un libro aburrido y pesado, sobre todo porque no tenía nada que ver conmigo ni con mi vida. Llegó la primera clase y el profesor empezó a explicarnos algunos versos, hubo uno en especial que me llamó la atención, exactamente el verso 53, cuando nadie le abre la puerta al Cid para que pueda hospedarse y se va a rezar a Santa María. ¿Por qué hace esto? ¿Por qué en vez de ponerse a buscar más posadas o sitios en los que poder dormir se va directamente a Santa María a rezar? Se nos explicó que esto pasaba porque antiguamente la gente sabía que su vida no dependía de ellos, por eso podríamos decir que antes había una mentalidad teocentrista y que al contrario, ahora, tenemos una mentalidad antropocentrista, en la que creemos que nuestra vida depende de nosotros mismos.

Mas tarde, en una conversación fuera de clase, una chica del curso ha dicho “yo me he dado cuenta de que mi vida no depende de mí” y claro, esto ha sido brutal, porque inmediatamente se me ha venido a la cabeza El Cid, o sea, ¿cómo puede ser posible que una persona que existió hace siglos y otra que está viviendo ahora tengan exactamente el mismo pensamiento? Sinceramente, en ese momento me he quedado atónita y claro, esto me lleva a pensar que puede haber personas en pleno siglo XXI que sigan teniendo esa mentalidad teocentrista. Gracias a esto, ahora sé que el libro tiene que ver conmigo y que si me hacen leerlo es por algo.

Alumna de 1ª de Bachillerato del Colegio San Ignacio de Loyola.

By | 2018-11-08T11:34:43+00:00 noviembre 8th, 2018|Educación en vivo|0 Comments

Leave A Comment