El puzzle de mi vida

Hasta hace poco pensaba que al colegio se venía a pasar el rato, a aprender algo y a escuchar el rollo o lo que el profesor te soltara todas las mañanas, desde las 8:45 hasta las 14:45 o hasta las 17:00, pero un día me surgieron unas preguntas interesantes a raíz de una actividad que hicimos en clase: ¿es la vida algo aburrido o somos nosotros los que hacemos de la vida algo rutinario y aburrido? Ese tema de conversación empezó a dar vueltas en mi cabeza y yo misma comencé a preguntarme: ¿y si todo lo que hacemos no sirve para nada? ¿Por qué estudiamos, para qué madrugamos, para qué nos esforzamos si todo al final se acaba? ¿No sería mejor vivir la vida sin límites y sin reglas? Estas preguntas se las comenté a un profesor y me recomendó acudir una vez a la semana a un reunión en el colegio donde podíamos hablar de ellas. Creo que en el fondo todos tenemos estas preguntas, pero no las solemos sacar por miedo a que nos juzguen, por miedo a que nos excluyan, por miedo a que nadie nos las responda. Me da la sensación de que a veces vivimos en una burbuja, sin comunicar lo que de verdad nos interesa. Ir a estas reuniones es el paso mejor que he dado en estos años que llevo en el colegio. Aún no consigo juntar todas las piezas pero creo que juntos, los jueves a las 15:45 podré descubrir poco a poco las piezas que me faltan para completar el puzzle de mi vida.

Una alumna

By | 2016-04-05T11:01:42+00:00 abril 4th, 2016|Educación en vivo|0 Comments

Leave A Comment