La Nueva Educación

Reseña del libro La nueva educación (César Bona) |

Es difícil mostrarse seguro de grandes cosas en el mundo educativo, tener claras ciertas claves con las que poder construir en nuestro trabajo como maestros. Pues bien, César Bona, candidato español al ‘Nobel’ de los profesores, nos ofrece en su reciente libro (La nueva educación, Plaza & Janes editores, 2015) algunas de estas ‘grandes cosas’ como contribución valiosa para todo el que quiera escuchar.

En esta obra se comparten cosas «sencillas, básicas»; podríamos decir: «es obvio» (p. 44), con respecto a muchas de las cuestiones tratadas, y en cambio, su lectura nos ayuda a aprender lo que creíamos ya saber. Hay pocas cosas ‘obvias’ y muchas cosas ‘grandes’. A continuación comentaré algunas de ellas.

La primera se refiere a la importancia de la vida de los profesores. No podemos transmitir lo que no vivimos. «Un maestro, una maestra debe atesorar en su interior una máquina de búsqueda repleta de preguntas: por qué, cómo es posible, de dónde…» (p. 20). ¿Tenemos preguntas? ¿Dejamos que los problemas que nos interrogan aparezcan en nuestras explicaciones? ¿Hacemos ver a nuestros alumnos el bien que supone tener cuestiones abiertas? «La educación es mucho más que meter datos en la cabeza» (p. 72). César Bona usa la palabra atesorar para destapar que las preguntas indican un camino bueno, pertinente en el recorrido educativo. Ojalá nuestros alumnos salieran del colegio con más preguntas que cuando entraron en él.

En relación con lo anterior, en el libro se nos regala otra clave fundamental: el «factor humano» (p. 35) en la educación. Todas estas preguntas que surgen en docentes y alumnos durante el itinerario educativo han de ser acompañadas. «Lo humano está por encima de las reglas» (p. 169). Debemos sostenernos entre los profesores y, al mismo tiempo, mirar con simpatía las preguntas de nuestros chavales, solo así podrán percibirse queridos en toda su dimensión humana. Anna Pagès lo expresó de ingeniosamente el pasado 26 de enero en La Vanguardia: «la educación es una experiencia de relación, de interés por el saber, por el otro y por el mundo».

Para terminar, el autor nos anima a dar protagonismo a los alumnos. «Algo sucede cuando a un niño se le ofrece la oportunidad de dar un paso adelante y comienzan a cambiar las cosas» (p. 218). Y el protagonismo al que se refiere César Bona no es ajeno a la realidad. Los chavales viven en el momento presente, con todo lo que esto conlleva. Las circunstancias son un factor esencial en la educación, no las podemos «pasar por alto» porque «suelen constituir una fuente muy rica de aprendizaje» (p. 212). El autor admira de uno de sus maestros que «todas sus respuestas se relacionaban con la vida» (p. 258).

Podemos afirmar sin tapujos que la nueva educación que nos propone César Bona está cargada de «herramientas para enfrentarse a la vida» (p. 243) que toda la comunidad educativa tiene por delante.

 

By | 2016-05-17T16:50:15+00:00 abril 8th, 2016|Ojo Avizor|0 Comments

Leave A Comment