Lo daría todo por tener un ideal

Clase de filosofía. 9:30 de la mañana. 4º de la ESO. “¿Cuál es la diferencia entre el ideal y la ideología?”. Después de haber leído Los justos de Camus y de un proyecto espectacular sobre la Revolución Rusa, algunos de los chicos se atreven a contestar: “por un ideal puedes dar la vida pero, a diferencia de la ideología, te hace crecer, te acerca a la felicidad, te permite ser más tú mismo. La ideología tiende a distorsionar partes de la realidad, pretende conseguir un objetivo a cualquier precio, incluso pasando por encima de otros”.

Al fondo de la clase se asoma una mano tímida y triste. “Pero yo no tengo ningún ideal en la vida. Tengo proyectos y planes, pero nada verdaderamente por lo que dar la vida. Hago las cosas que tengo que hacer y me digo, sin más, ‘esto es lo que hay’”. Otra chica pregunta: “¿Es malo no tener un ideal?”. La primera chica lo dice todo con su mirada: “Desearía tenerlo. Lo daría todo por tenerlo”. Por la libertad e interés de estos chicos, la clase se llena de vida, el temario se hace comprensible. Ellos mismos han entrado en la batalla; una pelea que durará toda su vida. En la primera fila se levanta otra voz, que dice: “Yo sola no puedo vivir así. He comenzado a ver en mis profesores y en otros amigos que hay una forma más interesante y bonita de vivir; a mí sola no se me habría ocurrido”.

Nacho de los Reyes | profesor del Colegio San Ignacio.

By | 2018-02-06T10:07:03+00:00 febrero 6th, 2018|Educación en vivo|0 Comments

Leave A Comment